La Cultureria

Viaje a la isla perdida de Simbad

El próximo miércoles 2 de mayo (a las 20 h.), continuando con el Ciclo de Fotografía Nómada que programa Cienojos para el Aula CAM, visitará Murcia Jordi Esteva, viajero, escritor y fotógrafo, para hablar de su última obra, ‘Socotra, la isla de los genios’. La entrada es libre.

Algunas noches, cuando el sueño tardaba en acudir, Jordi Esteva giraba la bola del mundo y la detenía con un dedo. Una madrugada la paró en un punto minúsculo entre Áfica y Arabia: la isla de Socotra. ¿Estaría habitada? ¿Qué animales albergaría? ¿Sería desértica, o selvática? El aislamiento de aquella isla del Índico, a doscientos cincuenta kilómetros del Cuerno de África y a casi cuatrocientos de las costas de Arabia, había preservado una flora y fauna singulares, con especies propias de otras eras...

Aquel era el lugar donde crecían los árboles del incienso y de la mirra, ofrendados con prodigalidad en los rituales paganos, e indispensables en las momificaciones de los antiguos egipcios… Durante siglos, atraídos por la riqueza de sus resinas olorosas, griegos, indios y árabes del sur, acudieron a Socrota. Tras ellos, los piratas. En Socotra, su habitantes siguen hablando la lengua de la Reina de Saba.

Marco Polo escribió que los pobladores de Socotra eran “los más sabios encantadores y nigromantes que había en el mundo”. En este trabajo, Esteva inicia una expedición a las montañas del interior, acompañado el nieto del último sultán, derrocado por los comunistas de Adén, el ingenuo y joven Ahmed y varios camelleros. Durante su periplo, alrededor de un fuego, se contarán historias de aves fabulosas, brujas y yins. A medida que asciende hacia los dedos de granito, ocultados siempre por las nubes, Esteva se da cuenta de que el sueño de Socotra quizá sea su último sueño. Un extraño personaje, el hombre del fuego, promete desvelarle el secreto de la montaña…

 

El navegante 

Jordi Esteva (Barcelona, 1951), es un apasionado de las culturas orientales y africanas a las que ha dedicado la mayor parte de su trabajo periodístico y fotográfico. Vivió durante cinco años en Egipto trabajando en Radio Cairo Internacional. Estudió la vida cotidiana en el desierto recogida en ‘Los oasis de Egipto’ (Ed. Lunwerg 1995).Redactor jefe y director de arte de la revista Ajoblanco entre 1987 y el verano de 1993. En 1994 participó en el proyecto Patrimonio 2001 de UNESCO y fotografió la medina de Marraquech, trabajo mostrado en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York (setiembre de 1994) y en la sede de UNESCO en París (mayo de 1996). En 1996 realizó un estudio fotográfico sobre la arquitectura del Atlas marroquí: Fortalezas de barro en el sur de Marruecos (Compañía Literaria 1996). En 1998 apareció Mil y una voces (El País/Aguilar 1998, Círculo de Lectores 1999), un libro de conversaciones con dieciséis artistas e intelectuales de ambas orillas del Mediterráneo acerca de las sociedades árabes enfrentadas al desafío de la modernidad. Publicó Viaje al país de las almas (Pre-Textos 1999) un acercamiento al mundo del animismo africano, en el que documenta los rituales iniciáticos y los fenómenos de posesión.

En el 2006 apareció Los árabes del mar (Península/Altair): la búsqueda de los antiguos marineros de las costas de Arabia que recorrían los puertos del océano Índico con sus veleros propulsados por los monzones siguiendo unas rutas que apenas habían variado desde los tiempos de Simbad.En febrero de 2009: tras dos meses de trabajo en Costa de Marfil, finaliza el rodaje de “Retorno al país de las almas”, que se estrena en 2011 en nuestro país, tras participar en el circuito internacional de festivales. En septiembre de ese mismo año, Atalanta publica su último libro: ‘Socotra, la isla de los genios’.

Galeria imagenes

Login to post comments